Stripping positivo

Me sorprende e incluso me causa cierta indignación oír los comentarios que hacen algunos clientes o lo que es peor aún algunos “peluqueros caninos” acerca de la inutilidad de realizar un stripping o incluso de los supuestos daños que se pueden producir en la piel del animal al realizar una técnica que consideran como agresiva y capricho de unos personajes sin escrúpulos que estarían dispuestos a realizar cualquier procedimiento con tal de resaltar la belleza de sus ejemplares, mejorar sus resultados en el ring y aumentar sus beneficios aún a costa de su salud o integridad física.

Cansa oír hablar de peluqueros caninos que ofrecen formación excluyendo la práctica del stripping porque según sus 389827_501242263267959_116832737_npropias palabras ellos no disfrutan ni están dispuestos a hacer ningún daño a un animal.
Fastidia escuchar a proteccionistas con buena voluntad pero mal informados decir que esta es una forma de maltrato animal.

 

¿Quiere decir que es el stripping una práctica nociva para el animal, un atentado a su salud, una forma de anteponer unos intereses económicos o una determinada textura de pelo deseada sin tener en cuenta el sufrimiento del animal?.

¿Es esta, en definitiva, una mala práctica cargada de negatividad que deberíamos erradicar?

Pues no es así en absoluto puesto que el stripping representa una ayuda en la necesaria regeneración de determinados mantos caninos, un empujon a un proceso de muda natural que se ve condicionado por las especiales características de algunas razas o tipos de pelaje, especialmente aunque no exclusivamente, los considerados como de pelo duro.

El stripping consiste 734263_504750289583823_1910290372_nbasicamente en la extracción de los pelos que tras haber completado su ciclo se encuentran en una fase denominada telógena en la que ya no crecen y deberían caer de forma natural favoreciendo el inicio de un nuevo ciclo con el crecimiento de otro pelo en el folículo del que se ha extraído el anterior. De alguna forma la muda en el perro podría ser comparable a un cambio de ropa para los humanos.
Este que es un proceso natural se puede ver interrumpido por la resistencia a la caída del pelo o la falta de interacción del perro con un medio que le permita frotarse para desprenderse del pelo viejo.

El pelo maduro o viejo no tiene las mismas características de protección que un pelo en otra fase previa, de hecho estos pelos caducados resultan un inconveniente ya que tienden a acumular mas suciedad e impurezas lo que genera malestar y picores en el animal que al rascarse puede producirse pequeñas heridas que se infectan con facilidad aumentando la incomodidad y los picores.

Resulta fácil pensar desde un punto humano que extraer, arrancar o 581138_389117677813752_690811019_ndepilar el pelaje puede generar la sensación de dolor pero quienes realizamos esta técnica con la formación y la experiencia suficientes comprobamos que para el animal no resulta doloroso en absoluto, que es mucho mas molesto un cepillado cuando el pelaje se encuentra enredado o la obligación de permanecer mas o menos estático durante la sesión, de hecho una correcta sesión de stripping realizada a un animal habituado al manejo le resulta bastante relajante.

Una forma alternativa, económica y mayoritaria aunque no muy recomendable de tratar estos casos consiste en el rasurado, una práctica que produce un desequilibrio en el manto y favorece un pelaje  que no muda en el momento adecuado deteriorándose perdiendo sus cualidades protectoras de impermeabilidad y aislamiento térmico y su belleza y lustre natural.

El stripping es en definitiva una técnica de peluquería canina muy 421230_304956289563225_1385415753_npositiva que favorece el equilibrio natural de determinados mantos que requieren la intervención de una mano amiga y experta para su regeneración y cuidado. Evidentemente no es una intervencion negativa, lo que si resulta negativo es criminalizar su práctica por ignorancia o realizarla sin conocimientos ni experiencia previa.

Porque soy peluquer@ canin@. El pelo engancha.

Es curioso comprobar como la mayoría de las personas que entramos en el mundo de la peluquería canina encontramos una actividad que a pesar de haber sido considerada durante mucho tiempo como poco especializada, sucia y desagradable o como una forma de ocupar el tiempo jugando con animales por gran parte de la sociedad nos proporciona una gran satisfacción y nos deja enganchados desde el primer día en el que decidimos hacer de este oficio nuestra forma de vida.

Será porque compartimos:La peluquería canina es

La afición que sentimos hacia mundo canino que hace que acumulemos información sobre cualquier tema relacionado con los perros ya sea sobre las diferentes razas, su cría y exposición, su comportamiento y forma de relacionarse, su alimentación y cuidado, o hace que nos sintamos defensores de sus derechos y activistas contra el maltrato y el abandono al que a menudo se les somete.

La vocación profesional, la necesidad de dedicar nuestros esfuerzos a la tarea de mejorar la calidad de vida de estos animales mediante el correcto mantenimiento de su higiene y estética, el asesoramiento de las personas que comparten su vida con ellos y la concienciación social de las necesidades reales de unos animales que dependen de sus humanos para subsistir, para vivir una vida plena y satisfactoria tal y como realmente son y no como objetos, adornos o personitas peludas perdidas en un mundo humano en el que les resulta sumamente difícil hacerse entender e integrarse.

La pasión con la que entramos en este mundo por diferentes caminos compartiendo la afinidad, el cariño hacia los animales y una relación muy especial con nuestros perros que sentimos desde siempre, porque siempre hemos disfrutado o hemos querido disfrutar de la amistad y la compañía que en ellos encontramos.

La formación que buscamos y compartimos continuamente para permitirnos evolucionar, actualizar, mejorar nuestra técnica y conocimientos, competir en habilidad con otros compañeros y ofrecer un servicio eficiente, de calidad y un adecuado asesoramiento a nuestros clientes en la carrera hacia la excelencia profesional.
Los conocimientos sobre materias que en principio se pueden considerar ajenas a nuestro oficio como la educación y la salud nos permiten prevenir y asesorar sobre los pequeños problemas en estos temas y derivar hacia profesionales veterinarios y educadores aquellos casos en los que solo ellos están cualificados para actuar. Esto nos convierte en colaboradores de otros profesionales y en cierta forma ofrece a los propietarios de perros la seguridad de detectar a tiempo cuestiones que para ellos seguramente habrían pasado desapercibidas o hubieran considerado como normales.

Me gusta pensar que mi actividad como peluquero canino no consiste simplemente, como piensan much@s, en cortar pelo o bañar perros porque nuestra función va mas allá del baño o corte, nuestra afición, vocación, pasión y formación nos convierte en eficientes solucionadores de problemas de convivencia, en especialistas en la prevención y tratamiento de las consecuencias negativas y los riesgos para la salud que para la relación y convivencia entre el humano y el animal tienen la falta de higiene y cuidados del manto canino.
Tod@s sabemos por experiencia que un perro limpio y bien arreglado, de raza o no, suele tener una relación mas próxima y feliz con su dueño y que una persona que aprecia y valora a su compañer@ canin@ no solo tiene un perro sino que es feliz de mantenerlo de forma adecuada y responsable.

Somos peluquer@s canin@s porque una mirada y la sensación de contribuir a mejorar el estado de estos animales es una satisfacción que compensa ampliamente todas las circunstancia negativas que envuelven nuestro oficio.

Somos peluquer@s canin@s por caminos y motivos diversos pero compartimos unos valores y unos objetivos que nos unen, un oficio malentendido o desprestigiado, la satisfacción por un trabajo bien hecho, la comprensión de l@s compañer@s y la sensación de que el pelo engancha.

Y tú, ¿porque eres peluquer@ canin@?

 

Entradas relacionadas:

Soy peluquer@ canin@

Formación

Calidad

Peluquería canina conclusiones

Dependientes

Abandonados

La higiene

La suciedad