DSC06639

Abandonados

Al pensar en un perro abandonado imaginamos un animal solo en la calle o en la carretera tras haber sido expulsado del hogar que compartía con sus compañeros humanos.
Esta imagen es real y lamentablemente frecuente pero existen otros tipo de abandono doméstico, perros que sin ser expulsados y habitando con sus dueños padecen el abandono de algunas de sus necesidades primarias. 
Estos perros tienen generalmente comida a discreción aunque sus dueños no se preocupen de lo adecuada o no sea esta para su correcta nutrición, disponen de cama sin plantearse las necesidades reales del perro en cuanto a sueño y descanso y puede que incluso dispongan de algun juguete o mordedor y salgan regularmente a dar su paseo al final de la correa.
Pero hay un tipo de abandono especialmente cruel e inexplicablemente invisible y no denunciable para la sociedad que es el abandono de la higiene del perro.

Resulta incomprensible especialmente en estos tiempos de extrema higiene personal y domestica en que vivimos que haya personas que cuidando al detalle su imagen no sientan vergüenza de sacar a la calle a sus compañeros en el lamentable estado de abandono de la mas mínima higiene imprescindible.
¿Es que no son conscientes de la necesidades de higiene y cuidado de sus compañeros?
¿No se dan cuenta de que la higiene de su perro es el reflejo de su propia higiene? 

Son numerosos los casos de abandono de higiene que recibimos en la peluquería, animales en estados lamentables de descuido, sucios, con el pelo apelmazado, las uñas de un largo que les impide caminar comodamente, los oídos taponados con una capa oscura y con un olor que te hace preguntarte si realmente conviven con el o lo relegan a un segundo plano a una distancia en la que no se note el hedor.
Lo increible de la situación es que sus dueños creen realmente que actúan de forma correcta, que su perro es así, siempre ha sido así y este es su estado natural.

Estos animales llegan a la peluquería en tan mal estado que al profesional no le queda otra que eliminar todo aquello que no es recuperable, generalmente rapando. 
Al no estar muy acostumbrados al manejo imprescindible para su higiene son bastante reacios a los servicios de su peluquero y ofrecen una resistencia mas o menos intensa.

No permiten al profesional lucir sus conocimientos en estética canina, se trata mas bien de arreglos de urgencia gratificantes exclusivamente por la mejora del estado del animal.

Deja un comentario