Archivos de la categoría Buenas prácticas

Registro de peluquerías caninas de confianza

Con la llegada de internet y la aparición de los primeros foros de peluquería canina, al principio en inglés pero mas tarde en español se abrió una puerta a la comunicación entre los profesionales en un sector tradicionalmente desconectado y dividido en el que la información se ocultaba celosamente y en el que buscar formación resultaba una misión imposible.
Asistí a los inicios de este fenomeno comunicativo con mucha curiosidad e ilusión, busqué la información disponible en webs americanas y mas tarde en el que fué el primer foro para profesionales en español, el foro Artero, entonces empece a comprender que todos los profesionales de la peluquería canina estemos donde estemos compartimos una misma vocación y soportamos una misma problemática.
Desde entonces y hasta ahora el mundo de la peluquería canina en internet ha crecido exponencialmente, surgieron las redes sociales, los grupos de Facebook, el Whatsapp y otras muchas posibilidades de conocer, comunicar y compartir con compañeros del país y de todo el mundo.
Este gran encuentro virtual que debería de haber generado un paso hacia adelante en la resolución de los males que arrastra nuestro oficio no ha sido suficiente para tal mejora sino que puede que incluso haya servido para distorsionar aun mas nuestro sector perpetuando una situación en la que la competencia no se basa en calidad sino en precio, en la que nuestra especialidad sigue desprestigiada y devaluada, en la que los animales siguen soportando servicios de peluquería poco adecuados y en la que cuesta tanto esfuerzo sacar adelante nuestros centros.
En este tiempo y mediante este mundo cibernético he conocido a muchos compañeros con los que he compartido experiencias y con los que me he encontrado personalmente cuando ha habido ocasión, compañeros con los que comparto unos valores fundamentales como son el bienestar animal, la profesionalidad, la confianza, la integridad, la legalidad, la transparencia, la calidad, la seguridad, la formación contínua y la competencia en igualdad de condiciones.
Emprendedores con los que siento una especial afinidad tras tantos años de gestionar mi propia empresa porque compartimos una problemática muy específica y la voluntad de mantener y si es posible mejorar nuestro negocio.
Entiendo que aunque a muchos nos una esta visión de la peluquería canina otros tengan otra visión o intereses diferentes, este es un mundo muy amplio y es lógico cada cual tenga sus propias afinidades e inquietudes.
Me dirijo especialmente a quienes habeis abierto un salón de peluquería canina, a quienes teneis en vuestras manos la decisión de como gestionarlo, a quienes estais interesados en dirigir una peluquería canina comprometida en ofrecer el mejor trato y servicio a los clientes de dos y de cuatro patas, a quienes os preocupe la rentabilidad y el futuro de vuestros centros, a quienes os interese la posibilidad de disponer de una diferenciación frente a la competencia basada en tarifas extremadamente reducidas.
¿Que podemos hacer para marcar una diferencia evidente que sirva de referencia a los clientes que buscan calidad o desconocen los riesgos de la peluquería canina realizada a destajo?
Desde el blog peluqueriacaninapositiva.es hemos puesto en marcha una iniciativa destinada a dar a conocer nuestras peluquerías al público y a los demas compañeros asumiendo un compromiso que acredite nuestra fiabilidad.


UN COMPROMISO CON
la legalidad vigente
la formación contínua
la experiencia
unas instalaciones seguras
el bienestar animal
la responsabilidad
la voluntad de certificacion profesional


Si te sientes indentificad@ y quieres informarte o participar en este proyecto puedes entrar en:
https://www.facebook.com/groups/320905858355955/
http://peluqueriascaninasdeconfianza.peluqueriacaninapositiva.es/

 

Peluquerías caninas de Confianza

Este blog dedicado a informar y aportar positividad al ejercicio de la peluquería canina profesional estrena proyecto presentando un Registro de peluquerías caninas de confianza.

Un listado que sirva de guía de las peluquerías caninas que han aceptado someterse a un proceso de autoevaluación y acreditan su interés por realizar una peluquería canina de calidad, segura, responsable y enfocada al bienestar animal.

Abierto a tod@s l@s profesionales responsables de la gestión de su salón de peluquería canina que deseen inscribirse y aceptar las condiciones de entrada.

Por una peluquería canina+

Más información en http://peluqueriascaninasdeconfianza.peluqueriacaninapositiva.es/

 

Envía tus comentarios

Peluquería canina positiva y posible

No se si tod@s compartimos la misma visión de lo que debería de ser una peluquería canina mas positiva, seguramente estaríamos de acuerdo en muchas cosas aunque probablemente surgirían discrepancias que supongo que podríamos superar porque de una forma u otra nos unen unos objetivos comunes como son:

la mejora de la formación,

de las condiciones laborales de los profesionales

de la excelencia en los servicios

de la imagen y el prestigio de nuestro oficio

y sobre todo la mejora del bienestar de los seres a cuyo cuidado nos dedicamos.

Digo esto porque entiendo que hay distintas y muy respetables formas de entender ejercer la peluquería canina en unas condiciones mas positivas para el animal, el profesional e incluso para el cliente, hay salones que no usan cabinas de secado, jaulas o boxes, ni sujeciones e incluso que no citan a mas de un cliente por sesión o usan terapias alternativas como método de control de estrés, iniciativas y procedimientos muy meritorios y con los que much@s profesionales de la higiene y el cuidado animal nos sentiríamos identificados y satisfechos.
Pero la cuestión es que como empresarios y gerentes de nuestros salones debemos intentar rentabilizar nuestra inversión, nuestro trabajo, el de nuestros colaboradores y asegurar la estancia de nuestros clientes a la vez que ofrecer un trato personalizado y adaptado a las características de cada animal de forma que necesitamos usar determinados complementos de forma eficiente y siguiendo unos protocolos claramente definidos que minimicen el impacto en sus (y nuestros)niveles de estrés.
Usar cabinas de secado, jaulas de espera, correas, bozales o reunir varios perros al mismo tiempo no considero que sea en sí un mal procedimiento y mucho menos una mala práctica profesional siempre que haya un estricto control, una atención personalizada y profesionales expertos que supervisen la tarea.
Francamente dudo de la posibilidad de supervivencia empresarial de quienes intentan,con mucho mérito y toda mi admiración, practicar una peluquería canina en unas condiciones tan ideales, yo por mi parte sigo intentando congeniar rentabilidad y excelencia y mantener mi salón abierto para seguir ofreciendo un servicio con la máxima ética profesional y positividad que me permite una sociedad que mayoritariamente ignora, desprecia u olvida las necesidades de sus compañeros e infravalora nuestra especialidad priorizando las tarifas como elemento de decisión desde la idea de que todas las peluquerías somos iguales, sigo intentando sobrevivir sin bajar mis estandares de calidad ni mis tarifas frente a una competencia mayoritariamente basada en precios tan reducidos que devaluan nuestra especialización y ponen en peligro el futuro de todo el sector.
Para mi la peluquería canina positiva consiste en aportar,en sumar, en evolucionar e ir eliminando toda la negatividad inherente a nuestro oficio pero luchando a la vez por sobrevivir empresarialmente para que los animales y sus dueños puedan seguir acudiendo a una peluquería canina de confianza.

Buenas prácticas en la peluquería canina

Desarrollamos una actividad altamente especializada y asumimos una gran responsabilidad al hacernos cargo del cuidado de unos animales que son muy importantes para sus dueños y para nosotros en un sector sin regulación en el que se hace muy difícil destacar por ofrecer un servicio excelente debido a la falta de acreditación y control de calidad.

Necesitamos una guía que acredite nuestra profesionalidad ante nuestros clientes y les ofrezca una garantía de la calidad, seguridad y garantía de nuestros servicios, que evidencie ante la administración la necesidad de proceder a la regularización del sector y nuestro interés por avanzar en el autocontrol y que establezca una diferencia apreciable y valorada por los clientes entre los centros que asuman el compromiso de un código de buenas prácticas y los que no.