Archivos de la categoría Señales de calma

Aislados

No todos los perros conocen y controlan el codigo de las señales de calma, animales con escasa o nula socialización, aislados de sus congeneres por dueños temerosos de contagios o agresiones no tienen la posibilidad de aprender la forma en la que los perros se comunican entre sí.
Estos perros incomunicados se muestran timidos y asustadizos en sus encuentros con otros perros que a menudo sufren el mismo problema agravado por los continuos tirones de correa de sus dueños para evitar lo que suponen un encuentro peligroso.
Esta falta de contacto reducida en el mejor de los casos por su dueño exclusivamente a los perros que considera como de confianza hacen que muchos no tengan ocasion de practicar una capacidad de comunicación que puede llegar a extinguirse con el tiempo.
Afortunadamente esta capacidad de comunicar con sus semejantes puede reforzarse mediante experiencias.
Estos perros en la peluquería se muestran temerosos, no saben como reaccionar ante una situacion que escapa a su control, estan angustiados buscando una salida mediante la huida o incluso la agresion que les libere.
En estos casos el peluquero con su actitud debe transmitir tranquilidad y sobre todo seguridad para que el perro sienta que la situacion esta bajo control, que puede dejarse llevar ya que esta siendo dirigido por alguien que trasmite la seguridad y la calma que necesita para sentirse a salvo.
Entre humanos en situaciones de estres o alarma confiamos y nos tranquilizamos con la presencia de profesionales que mediante un codigo de vestuario nos comunican su especializacion en la resolucion de conflictos, el uniforme de un policia, un bombero, un piloto o un medico nos genera la confianza suficiente como para entregar el control de la situacion sin reservas a un desconocido. Pero si el encargado de reconducir la situacion y ofrecernos calma se muestra estresado o nervioso no nos es suficiente la informacion que el uniforme nos proporciona para calmarnos y entregar el control, para nosotros tambien es imprescindible una actitud que nos transmita la calma y la seguridad de que la situacion esta realmente bajo control.

Tiempo del servicio

El peluquero y su cliente canino necesitan un ambiente relajado y el tiempo suficiente para desarrollar su labor con calidad y seguridad. Las prisas no son buenas en nuestro trabajo, esta es una actividad muy delicada que requiere concentración y control.
El profesional es siempre quien debe calcular el tiempo necesario del servicio teniendo en cuenta la dificultad tecnica, el estado del pelo, el caracter del animal y otras circunstancias particulares. Exigir un tiempo reducido solo genera una tensión que puede quedar reflejada en la calidad y la seguridad en el servicio.
Como clientes siempre deberíamos desconfiar de aquellos supuestos profesionales que basan su servicio en un tiempo extremadamente reducido y unas tarifas bajas que definen una forma de ver la peluquería canina basada mas en la cantidad que en la calidad, seguridad y trato positivo de los servicios que ofrecen.

Causas de estrés en peluquería canina

1  Separación
La separación del dueño especialmente en la entrada procuce angustia a muchos perros.
2  Entorno amenazante
La peluquería es un  entorno extraño para un perro y es fecuentemente confundida con la consulta veterinaria.
3  Ruido
La maquinaria empleada en peluquería, especialmente los secadores producen altos niveles de contaminación acústica que resulta muy molesta para los perros.
 
4  Calor
Los secadores y otra maquinaria usada en peluquería canina elevan la temperatura especialmente en verano y la temperatura elevada aumenta considerablemente el estres en perros y humanos.
5  Concentración
Las dimensiones de los salones de peluquería propician la concentración y la falta de espacio propio lo que resulta muy molesto para un perro.
6  Encierro
La espera antes y despues del servicio genera a algunos perros la sensación de abandono.

7  Carencia de formación especializada
La falta de formación especializada en peluquería, cuidado y comportamiento canino favorece el manejo o trato incorrecto.