Condicionantes previos

Muchos perros llegan a la peluqueria con un nivel elevado de estres debido a condicionantes previos al servicio de peluquería.
Estos condicionantes previos a la entrada al salon de peluquería pueden ser:
  • Escaso nivel de socializacion y una reducida capacidad para reaccionar ante situaciones nuevas y por ello amenazantes.
  • Capacidad de comunicacion y trasmision de calma reducida y generalmente mal interpretada.
  • Experiencias previas y negativas en entornos similares a la peluquería (clinicas) o en manos de peluqueros inexpertos y adictos a clásicos metodos impositivos y correctivos.
  • Carencia de estímulo físico y mental en su vida diaria.
  • Falta de habito o costumbre de manejo para su higiene doméstica o profesional.
  • Angustia por la separacion de sus dueños en el momento de la entrada a la peluquería producida  por personas cuyo comportamiento de alguna forma transmite a sus compañeros, expertos en la lectura de las expresiones y el comportamiento de sus dueños, un mensaje tan negativo como “aqui te dejo abandonado en manos de estos desaprensivos que te van a hacer de todo, pobrecito”.
 Los peluqueros nos encontramos diariamente en el desarrollo de nuestra labor con perros considerados como problemáticos o de manejo complicado, animales condicionados de forma negativa hacia la manipulación que reaccionan con miedo ante una situación que no controlan y que no les aporta beneficio inmediato alguno.
El comportamiento de estos animales abarca una completa gama de actitudes que van desde la continua oposición a su manipulación de forma mas o menos activa hasta el intento de intimidación y en ocasiones la agresión como vias de evasión ante una situación molesta, desagradable y evidentemente nada positiva.
La situación es percibida como muy negativa por el perro y la mejor forma de contrarestar este efecto es el comportamiento absolutamente positivo de su cuidador.
Paciencia, comprensión y empatía así como seguridad y solvencia en el trato son fundamentales para reducir y mantener el estres en niveles aceptables y ganar la confianza y entrega del animal.
Todos los perros nos llegan a la peluquería con un nivel de estres debido a condicionantes previos, es una carga negativa que debemos evaluar, estabilizar y reducir desde el primer momento.
Todos los que nos dedicamos a esta actividad conocemos o hemos conocido casos extremos en los que resulta casi imposible reducir la negatividad previa, perros que sufren una situación cercana al pánico y cuyo manejo requiere un personal altamente especializado.

Todos deberiamos tener claro que un perro estresado es un animal que sufre, debemos ser conscientes de ese sufrimiento y procurar atenuarlo y en ningún caso colaborar en el aumento del mismo.

Deja un comentario