Pictures-001

La Calidad como elemento diferenciador en la peluquería canina

Siempre he pensado que llegará un día en el que existirá una titulación oficial para l@s peluquer@s canin@s que será el reconocimiento a una formación especializada, la acreditación obligatoria para ejercer un oficio con tan elevado nivel de responsabilidad, el reconocimiento a una actividad que algunos consideran un lujo pero que es en realidad una necesidad, la acreditación profesional es la mejor herramienta para mejorar la concienciacion social sobre la necesidad de mantener a unos animales con los que convivimos en perfectas condiciones de higiene y mejorar su apariencia acudiendo a profesionales especializados.

Estoy seguro que ese día llegará y  que quienes ejercemos actualmente como peluquer@s canin@s tenemos mucho que decir y hacer en la regulación de nuestra actividad, lo que me parece imposible es que dicha titulación acabe siendo obligatoria a la hora de ejercer profesionalmente puesto que en otras actividades ya regladas la titulación no es un requisito imprescindible para abrir un negocio o realizar las tareas propias del oficio.

Cuando vas a un bar o restaurante supones que la persona que se encarga de elaborar la comida que ofrecen es un cocinero con los conocimientos y la experiencia que esperas de un profesional pero esto no siempre es así y en peluquería humana tampoco existe la condición de estar titulado para ejercer, puedes suponer que quien está a cargo del servicio cuenta con la suficiente capacitación como para llevarlo a cabo con la calidad y seguridad requeridas pero nada le obliga a disponer de una titulación que acredite su formación.

Quiero decir que estoy totalmente a favor de la regularización de nuestra actividad y la formación básica imprescindible, pero en libre competencia son los profesionales y las empresas que ofrecen un mejor servicio quienes reciben la recompensa de una clientela fiel, estable, numerosa y generadora de buenas referencias.

Muchos peluqueros de personas de reconocido prestigio y grandes cocineros han ejercido, ejercen, triunfan y revolucionan su profesión sin haber recibido mas formación que la adquirida trabajando y evolucionando desde los puestos de mas baja cualificación pero entiendo que un periodo de formación previo a la incorporación al sector asegura unos conocimientos elementales, una base sobre la que crecer profesionalmente común a todos los principiantes que asegura una rápida y positiva evolución profesional y sobre todo colabora para potenciar las buenas prácticas en el oficio.
El nuestro es un sector en el que resulta extremadamente difícil encontrar un puesto de trabajo junto a profesionales experimentados ya que los propietarios de salones profesionales suelen ser peluqueros caninos que trabajan solos, sin ayudantes y la mayoría de la oferta de empleo se canaliza a través de clínicas y tiendas de animales que contratan personas que se hagan cargo de una actividad que consideran complementaria y de escasa especialización.     Mas información

Pienso que nos quejamos con razón, que la competencia desleal es muy dañina, que hay mucho chapucero y  que cualquiera  puede denominarse a sí mismo como peluquero canino pero debemos entender que la lucha contra estos factores negativos pasa por la diferenciación mediante la calidad del servicio, la información a los clientes sobre las ventajas y la garantía que supone acudir a un centro que acredite asumir un compromiso de buenas practicas y los riesgos derivados de hacerlo a donde no o asumen dicho compromiso.

En otras actividades como las que antes he mencionado la calidad y la confianza son factores determinantes en la elección de centro por parte de los clientes y los profesionales de una u otra forma han conseguido establecer una diferencia que va mas allá del precio del servicio y que consiste en el prestigio profesional, algo que beneficia a todo el colectivo pero especialmente a quienes se diferencian por su búsqueda de la excelencia.

Estoy convencido, porque me consta que estamos en el camino, de que aparecerá una forma de acreditar la calidad de determinados centros de peluquería ante los clientes que realmente se preocupan de sus compañeros peludos y estos buscarán dicha acreditación en sus poblaciones ya que les supone una garantía en el servicio. Siempre habrá ignorantes o desaprensivos que no valoren ni diferencien un buen servicio mas allá del precio pero estos seguirán acudiendo esporadicamente con sus animales en el lamentable estado de higiene habitual al reclamo de un precio bajo y un servicio de que podemos denominar como Fast Grooming.

En definitiva las claves para diferenciarse y aparecer como una interesante y atractiva oferta a ojos de clientes concienciados de las necesidades reales de sus mascotas son la calidad, la seguridad y la garantía en el servicio acompañadas de la acreditación y el distintivo que las represente aportando confianza.

 

Un pensamiento sobre “La Calidad como elemento diferenciador en la peluquería canina”

  1. Realmente los que ofrecemos calidad estamos muy tranquilos,tenemos mucho trabajo y tooodo el año,aquí es donde se aprecia la diferencia de los que denominamos chapuceros, pero de “estos” hay en todas las profesiones y son los primeros en fracasar, todo cae bajo su mismo peso.Es cierto que muchos empezamos sin ser ni hacer las cosas perfectas,pero tenemos interes en aprender y mejorar,otra de las grandes diferencias… A mi,no me preocupan segun que “peluqueros caninos”por llamarlos de alguna manera,pues realmente realizando su trabajo como lo realizan,nos dan prestigio,cara al cliente,a los que nos esforzamos por hacerlo bien.

Deja un comentario