mi especialidad

Mi especialidad, tu responsabilidad.

Tras años de selección hemos conseguido modificaciones en la morfología e incluso en el comportamiento de unos animales con los que hemos compartido trabajo y familia, unos seres que nos han acompañado a lo largo de nuestra historia, con los que nos une una gran afinidad y a los que apreciamos de una forma muy especial y cercana.

01110

Estos cambios o modificaciones han tenido durante muchos años un sentido eminentemente práctico seleccionando y reforzando aquellos aspectos que mejoraban la eficiencia en sus funciones de caza, guardia, pastoreo y demás labores en las que siempre han sido unos excelentes colaboradores. Una selección que se ha favorecido en distintas sociedades y grupos humanos en todo el mundo y que han dado lugar a diferentes grupos morfológicos clasificados en función de sus proporciones y características osteológicas y a diversos tipos de manto o pelaje que les diferencian de sus predecesores e incluso muestran unas evidentes diferencias entre los diferentes componentes de su propia especie.perros

Que los perros muestran diversas formas y tamaños resulta muy evidente pero lo que no parece ser tan conocido es la diversidad de sus pelajes que han ido evolucionando a partir de los mantos de doble capa, una interior suave y una exterior mas basta típica de los canidos salvajes presente de diversas formas en el perro moderno hasta unos mantos de capa única o carente de capa interior.

Los diferentes tipos de mantos condicionan la protección que ofrecen a los animales que los portan y determinan el tipo de cuidado, los productos y las técnicas necesarias para su cuidado.

Los mantos considerados como naturales por su similitud con sus antepasados los lobos (Canis lupus) requieren muchos menos cuidados ya que por lo general se regeneran o mudan siguiendo un ciclo natural relacionado con los diferentes cambios estacionales crecen hasta su máxima longitud, maduran y caen de forma continua y nunca deben ser rasurados puesto que además de desproteger su piel se interrumpe el proceso de regeneración produciendo mantos deteriorados que no cumplen con su función protectora propiciando problemas dérmicos, molestias y picores.

Los mantos considerados como de una sola capa son más parecidos al pelo humano ya que tienden a crecer mucho más y tienen una menor tendencia a la muda que los naturales, suelen ser mantos producto de una selección basada mucho más en conceptos estéticos que prácticos, animales cuya función es mayoritariamente el ejercer de compañeros de los humanos que los acogen en sus hogares.

Actualmente, independientemente de la función para la que fueron seleccionados la mayoría de los perros son acogidos como animales de compañía en hogares en los que se les aprecia y procura manutención, cariño y cuidados por parte de personas que siendo conscientes de las principales necesidades de sus compañeros ignoran u olvidan la importancia que tiene la higiene de sus mascotas en la salud de ambos y la necesidad de mantenimiento y cuidado de un elemento esencial en su protección como es su pelaje, un pelaje muy elegante y atractivo que son incapaces de cuidar por si mismos y que sin un debido mantenimiento se enreda convirtiéndose en un inconveniente que les incomoda produciendo picores, llegando incluso a limitar su movilidad, comprometiendo su bienestar y convirtiéndoles en esclavos de un pelaje que debería protegerles y aportarles belleza.

Mi labor como peluquero canino profesional es mantener el manto de los animales que requieren de mis servicios en las mejores condiciones mediante la aplicación de productos de cosmética de calidad, el aprendizaje de las diferentes técnicas que he adquirido gracias a una formación continua, la experiencia acumulada en años de trabajo, la vocación de ayudar a unos animales que me apasionan y mi capacidad para empatizar, comunicar y aportarles la confianza necesaria para que se dejen manejar por mis manos haciendo de la sesión de peluquería canina una experiencia de bajo nivel de estrés a unos animales a menudo poco acostumbrados y frecuentemente con problemas de socialización.

Su bienestar y cuidado son tu responsabilidad y mi especialidad.

Pero tu perro es tu responsabilidad y él depende totalmente de tu interés, capacidad o concienciación porque además de cariño y atención requiere de un continuo cuidado de su higiene y del estado de su pelaje. Tú que le acoges y le aprecias eres el único responsable de su bienestar y el estado de su manto influye directamente en el mismo.

Cuenta con mi apoyo, como profesional puedo informarte12928423_10205799464057127_777081709007383530_n y enseñarte como cuidar de el y también estaré encantado de hacerme cargo de su higiene y mantenimiento.

Pero antes de confiar el cuidado de tu compañero infórmate si la persona que has seleccionado es realmente un profesional, hay mucho intrusismo en este oficio y necesitas estar seguro de que tu perro estará en buenas manos, en manos expertas y preparadas para ofrecerle el mejor trato y servicio.

Tu perro depende de ti, asume tu responsabilidad como él lo haría contigo.

mi especialidad

Necesidad de cuidados

Abandonados

Dependientes

 

Deja un comentario