prevencion

Prevención y Compromiso

Trabajamos con animales vivos y siempre existe la posibilidad de que fallezcan en nuestras instalaciones por causa natural o a consecuencia de una negligencia, la primera es inevitable y aunque debemos estar preparados para asistirles también debemos estarlo para asumirlo aunque no sea nuestra responsabilidad y actuar de forma comprensiva y respetuosa hacia su familia, lo segundo, el descuido o la falta de atención y previsión si que es evitable y nos hace responsables directos del fatal incidente, una responsabilidad que nos obliga a responder a las consecuencias y posibles reclamaciones legales.
¿Que podemos hacer para evitar las incidencias que por descuido culminen en lesiones o incluso con el fallecimiento del animal?
Lo principal es estudiar y analizar previamente las posibles causas de accidente y establecer protocolos que incrementen y aporten seguridad a nuestras instalaciones y procedimientos de servicio.

Redactar por escrito cuales son los riesgos y cuales los medios para prevenirlos y evitarlos estableciendo un plan que acredite nuestro interes por evitar los accidentes y la atención que dedicamos a su prevención es una excelente forma de aportar seguridad a nuestros clientes y de alguna forma puede resultar una buena defensa frente a determinadas denuncias.
Toda esta información y otro tipo de garantías para los clientes quedan habitualmente registrados en un Código de buenas prácticas profesional, un compromiso que garantiza a los clientes la seguridad y la calidad de nuestros servicios profesionales.


 

Un Código de Buenas Prácticas en la peluquería canina pretende constituir una guía práctica que facilite el cumplimiento de la legislación aplicable a las empresas del Sector de Peluquerías caninas, y contribuya a resolver, de manera ágil, las cuestiones más frecuentes que pudieran plantearse como consecuencia del desarrollo de la actividad de acicalamiento, higiene y cuidado de mascotas, con el objetivo de promover la calidad de sus servicios y acrecentar el grado de protección de los derechos de los consumidores y usuarios incrementando el nivel de calidad y seguridad de la actividad desarrollada por los establecimientos favoreciendo un trato respetuoso hacia los animales confiados al cuidado de los profesionales.


 

Por supuesto que debemos contratar un seguro que cubra nuestra responsabilidad ante a un suceso que suponga lesiones o incluso el fallecimiento del animal a nuestro cuidado, un seguro que cubra nuestra responsabilidad frente a los posibles denunciantes.
Conviene tener en cuenta que las posibles fugas de un animal de nuestras instalaciones y las consecuencias de las mismas son también competencia del responsable del centro por lo que además de ser muy exigentes en nuestras medidas de seguridad deberíamos comprobar que nuestra aseguradora cubre dichas fugas.

Podemos asumir un compromiso, podemos prevenir y estar muy atentos y aún así nunca estaremos libres de la difamación, del escarnio, la calumnia, la injuria, el insulto o la denigración pública, gratuita y frecuentemente  anónima de las redes sociales, un medio que juzga y culpabiliza desde el seguimiento y promoción de cualquier comentario vertido con mas o menos razon, con mas o menos resentimiento  sin tener en cuenta la realidad de los hechos, la reacción de los responsables ni el dolor y el perjuicio económico que se puede estar haciendo a quienes solo deben responder ante la justicia.

Comprometámonos con nuestros clientes, prevengamos los riesgos, pongamos los medios para  evitarlos y respondamos con responsabilidad frente a los incidentes, la justicia está para determinar la posible culpabilidad y la compensación oportuna.

Pero hay otra cuestión interesante.

¿Quien puede asesorarnos y ayudarnos frente a posibles reclamaciones o denuncias?

Las asociaciones profesionales y las empresariales  deberían ofrecer servicios de cobertura legal, laboral y fiscal además de la formación necesaria para mejorar la calidad y la seguridad de los servicios de sus asociados contribuyendo positivamente a la mejora del prestigio de nuestra actividad participando activamente en el Sistema Arbitral de Consumo de su comunidad y asumiendo un Código de Buenas Prácticas en la peluquería canina.

Asociación, ¿la solución?

Buenas prácticas en la peluquería canina

La Calidad como elemento diferenciador en la peluquería canina

Compromiso +

 

Deja un comentario