DogGrooming-Prue

Quiero ser peluquer@ canin@. El inicio de la carrera.

Un día, influenciado por los anuncios que te ofrecen el acceso a una profesión de gran futuro y que coincide con una de tus mayores aficiones, los animales y su cuidado, o tal vez invadido por la imagen del peluquero de tus mascotas, una persona que realiza una actividad en apariencia fácil y cómoda y además gana, según tu apreciación, una pequeña fortuna decides que ha llegado el momento de dar un giro en tu vida o iniciar el camino que sin duda te llevará a disfrutar de una apasionante y a la vez rentable profesión.

En parte no te falta razón ya que la mayoría de las personas que nos dedicamos a la peluquería canina y felina nos consideramos unos afortunados por realizar una labor que nos proporciona muchas satisfacciones al tiempo que nos permite obtener unos ingresos.

La cuestión que deberías plantearte en primer lugar es que esta es una actividad vocacional, altamente especializada, que requiere un esfuerzo físico diario y que en realidad no está suficientemente bien compensada económicamente. 

Una actividad que resulta muy gratificante cuando la formación recibida y las condiciones laborales son las adecuadas pero que puede resultar muy ingrata y quemar rápidamente la vocación de muchas personas cuando las condiciones no les permiten desarrollar su profesión en la forma que quisieran.

Una vez te has decidido a iniciar tu carrera en el apasionante mundo de la peluquería canina tienes dos opciones, acceder directamente al mercado laboral con la idea de ir aprendiendo con la práctica o iniciar la búsqueda de un centro de formación o de un profesional que acceda a proporcionarte los conocimientos mínimos necesarios.

En este momento comienzas una carrera de obstáculos en la cual te enfrentarás a un camino repleto de trampas, una carrera cuyo éxito o fracaso dependerá de tu esfuerzo e ilusión, de las decisiones tomadas en cada momento y de los profesionales que orienten tu camino.

Iniciar esta actividad sin la necesaria y mínima formación previa para el puesto que vas a ocupar es el principal error de partida. Las ganas por comenzar y la falsa consideración de que cualquiera, por el hecho de cuidar de sus mascotas, está capacitado para ejercer profesionalmente puede llevarte a responder a unas de esas ofertas laborales de algunos centros no especializados que ofrecen como complemento servicios de peluquería canina. El trabajo en este tipo de establecimientos se basa exclusivamente en la rentabilidad del servicio, la consideración profesional del peluquero canino es escasa o nula, los servicios que se ofrecen son inadecuados e incluso en muchas ocasiones podrían ser considerados como malas prácticas profesionales y la posibilidad de adquirir formación es muy escasa debido a la insuficiente preparación y capacitación del personal.

Esta es la primera trampa que encontraras en tu camino, una trampa fácil de evitar si consideras previamente la necesidad de recibir formación previa a tu integración en el mercado laboral.

Te informas y decides seleccionar un centro formativo y te encuentras que esta es una actividad con una formación no reglada.

¿QUÉ ES LA FORMACIÓN NO REGLADA?
Es toda la educación que se sitúa al margen del Sistema Educativo Oficial, por lo que sus títulos no son oficiales (o lo que es lo mismo, no conducen a la obtención de un título oficial).
Este tipo de formación se caracteriza por:
– Ofrecer mayor libertad para desarrollar planes educativos más variados, como ocurre con los cursos de especialización impartidos por universidades, academias, centros de estudios privados.

– Englobar aquellas enseñanzas, aprendizajes, cursos, seminarios… de diversas temáticas que se hacen para iniciarse, especializarse, o bien como hobby o para ampliar conocimientos.

PROXIMA ENTRADA:  Quiero ser peluquer@ canin@. La preparación previa.

Deja un comentario