395396_329420927079191_941674626_n

Servicios poco profesionales

Con cierta frecuencia podemos ver paseando por la calle a personas con perros, generalmente de raza, quienes se supone por la apariencia del animal que han confiado a un profesional de la peluquería canina el arreglo y cuidado de sus compañeros caninos.

Estos perros presentan unos arreglos que demuestran una carencia absoluta de conocimientos sobre los principios básicos de la peluquería canina y hacen evidente la falta de interés de sus creadores por iniciarse correctamente en esta profesión.

Como trabajo de aficionado podemos considerar que son incorrectos en cuanto a planteamiento y ejecución ya que no son en absoluto reflejo de lo expresado en el estándar de la raza, donde se detallan entre otras las características morfológicas deseables en cada una, ni la técnica aplicada es la requerida puesto que son sometidos a rasurados excesivos mantos que debieran ser regenerados mediante el arrancado selectivo del pelo maduro o “viejo” o retocados a tijera para esculpir

determinadas formas o volúmenes que mejoren su apariencia general.

Como trabajo profesional estos arreglos resultan un fracaso que casi podría entrar en la categoría de estafa puesto que  quien desconoce las esencias de la profesión no se puede considerar profesional o experto y no debería cobrar quien realiza un trabajo deficiente en calidad cuando lo que ofrece es un servicio especializado, un servicio que debería buscar principalmente el bienestar del animal y mejorar su apariencia aplicando conceptos como el equilibrio, la simetría y la armonía en las formas. 

Todos los profesionales hemos tenido unos inicios y hemos realizado todo tipo de pifias pero podemos considerar que con la facilidad que se accede actualmente a la información y la abundancia de cursos, seminarios, talleres y todo tipo de eventos formativos a los que se puede asistir estas cosas no se deberían ver con tanta frecuencia y lo que es aun peor no deberían mostrarse en Internet como creaciones de las que sentirse satisfecho y que puedan servir de mal ejemplo a quienes se inician en esta actividad.



Para ser positiva la peluquería canina debe ofrecer servicios de calidad realizados por especialistas competentes y debidamente formados no solo en el manejo sino también en las diferentes técnicas y en la morfología canina aplicada en la peluquería canina.

Deja un comentario