Archivo de la etiqueta: estres en peluqueria

Peluquería canina positiva y posible

No se si tod@s compartimos la misma visión de lo que debería de ser una peluquería canina mas positiva, seguramente estaríamos de acuerdo en muchas cosas aunque probablemente surgirían discrepancias que supongo que podríamos superar porque de una forma u otra nos unen unos objetivos comunes como son:

la mejora de la formación,

de las condiciones laborales de los profesionales

de la excelencia en los servicios

de la imagen y el prestigio de nuestro oficio

y sobre todo la mejora del bienestar de los seres a cuyo cuidado nos dedicamos.

Digo esto porque entiendo que hay distintas y muy respetables formas de entender ejercer la peluquería canina en unas condiciones mas positivas para el animal, el profesional e incluso para el cliente, hay salones que no usan cabinas de secado, jaulas o boxes, ni sujeciones e incluso que no citan a mas de un cliente por sesión o usan terapias alternativas como método de control de estrés, iniciativas y procedimientos muy meritorios y con los que much@s profesionales de la higiene y el cuidado animal nos sentiríamos identificados y satisfechos.
Pero la cuestión es que como empresarios y gerentes de nuestros salones debemos intentar rentabilizar nuestra inversión, nuestro trabajo, el de nuestros colaboradores y asegurar la estancia de nuestros clientes a la vez que ofrecer un trato personalizado y adaptado a las características de cada animal de forma que necesitamos usar determinados complementos de forma eficiente y siguiendo unos protocolos claramente definidos que minimicen el impacto en sus (y nuestros)niveles de estrés.
Usar cabinas de secado, jaulas de espera, correas, bozales o reunir varios perros al mismo tiempo no considero que sea en sí un mal procedimiento y mucho menos una mala práctica profesional siempre que haya un estricto control, una atención personalizada y profesionales expertos que supervisen la tarea.
Francamente dudo de la posibilidad de supervivencia empresarial de quienes intentan,con mucho mérito y toda mi admiración, practicar una peluquería canina en unas condiciones tan ideales, yo por mi parte sigo intentando congeniar rentabilidad y excelencia y mantener mi salón abierto para seguir ofreciendo un servicio con la máxima ética profesional y positividad que me permite una sociedad que mayoritariamente ignora, desprecia u olvida las necesidades de sus compañeros e infravalora nuestra especialidad priorizando las tarifas como elemento de decisión desde la idea de que todas las peluquerías somos iguales, sigo intentando sobrevivir sin bajar mis estandares de calidad ni mis tarifas frente a una competencia mayoritariamente basada en precios tan reducidos que devaluan nuestra especialización y ponen en peligro el futuro de todo el sector.
Para mi la peluquería canina positiva consiste en aportar,en sumar, en evolucionar e ir eliminando toda la negatividad inherente a nuestro oficio pero luchando a la vez por sobrevivir empresarialmente para que los animales y sus dueños puedan seguir acudiendo a una peluquería canina de confianza.

De lo positivo y lo negativo en la peluquería canina

Hace tiempo que trato el tema de la denominada peluquería canina en positivo buscando una forma de definir, una forma de entender una visión de la actividad de higiene y cuidado animal basada en la comunicación, el respeto y la empatía.
Es fácil establecer similitudes con la educación en positivo pero aunque en ambas actividades se parta de el estudio del comportamiento animal como base de la comprensión previa a una peluqueria-canina-comunicación mas eficiente y a un mayor entendimiento de la percepción de la otra especie y la forma en que esta reacciona frente a diferentes estímulos o situaciones, la palabra positivo tiene para mi distintas acepciones en educación y en peluquería canina.


Positivo se define como bueno o favorable y es sinonimo de eficaz, efectivo, eficiente, concreto, serio, garantizado, válido, activo y es todo lo contrario a negativo.


Positivo es sumar, aportar cuantas soluciones contribuyan a eliminar cualquier aspecto negativo asociado a nuestra actividad, comenzando por potenciar todo cuanto contribuya al bienestar animal durante su necesaria sesión de aseo y cuidado de su manto a la vez que se procura evitar o eliminar todo cuanto pueda generarle tensión, ansiedad, inseguridad o miedo.
Positiva es la formación que nos capacite para realizar nuestro trabajo con los conocimientos necesarios para realizar un servicio de calidad adaptado a cada caso específico en un entorno seguro y controlado.
Positiva es la mejora de las condiciones laborales en las que muchos profesionales se ven obligados a ejercer.
Positivo es también el asesoramiento a los clientes y la garantia de que sus compañeros van a estar en buenas manos, en unas manos especializadas, preocupadas por su estado y la calidad y la seguridad de los servicios que ofrecen.
A partir de esta concepción positiva se han desarrollado distintas opciones que difieren no en el fondo sino en la forma en la que desarrollan sus servicios, en sus protocolos o en los medios empleados.
Podemos discutir la idoneidad de usar correas, boxes, cabinas o cualquier otra herramienta, sobre la conveniencia o no de hacer coincidir a varios animales a la vez en un mismo espacio o sobre el tiempo mínimo necesario para realizar un determinado servicio pero cualquiera de las opciones que comparta un objetivo positivo es igualmente merecedora de todos los respetos.
Bajo mi punto de vista denominarse peluqueria canina positiva no debería ser excluyente de quienes no usan esta designación, no definirse como positivo no implica en absoluto resultar negativo y entiendo que la inmensa mayoría de los profesionales encajarían en el término positivo aunque no lo hagan constar.
Usar esta palabra implica asumir públicamente un compromiso positivo con la reducción de estres, la acreditación profesional o experiencia laboral, la calidad, la seguridad y la confianza, es en definitiva la afirmación pública de un compromiso con las buenas prácticas profesionales, es también una forma de expresar una diferencia frente a otra forma de  entender y realizar nuestra actividad basada exclusivamente en el rentabilidad económica que ignora y desprecia  tanto nuestro oficio como a los animales a cuyo cuidado nos dedicamos.

Podríamos usar otras palabras que serían igualmente válidas para definir el compromiso que asumimos como etica, justa, honesta, responsable y estaríamos hablando de lo mismo, de hacer lo que consideramos correcto desde nuestra conciencia.

 

Peluquería canina positiva

Causas de estres en la peluquería canina

Condicionantes del servicio

Condicionantes previos

Proteger, cuidar y embellecer

El uso del bozal

Fast grooming-slow grooming

Solvencia y asertividad

El espacio vital

Recibiendo mensajes

Soy el peluquero de tu perro

Soy peluquero canino, soy ese profesional al que recurres cuando encuentras que tu perro necesita un baño o un corte de pelo, aunque el termino peluquero canino no define todo lo que estoy capacitado para hacer por su bienestar ya que no soy solamente quien lo baña o lo pela porque estoy además especializado, me he formado y me sigo formando para ofrecer soluciones para el correcto mantenimiento, higiene y cuidado de su piel y su pelo que son muy importantes para su comodidad y salud, además puedo asesorarte y aportarte soluciones sobre otras cuestiones que pueden afectar a la relación diaria con el compañero canino con quien compartes vida y vivienda.
Me gustan, me apasionan los perros y disfruto de la compañía de unos animales tan especiales y que tanto aportan a nuestras vidas, mi oficio es vocacional y considero que la protección, el cariño y el respeto por estos animales está muy por encima del resultado del servicio por lo que me preocupo por actuar siempre conforme a lo que considero como buenas practicas profesionales.
Puede que al ver su reacción pienses que a tu perro no le gusta acudir a la peluquería pero no es que no quiera quedarse sino que le angustia alejarse de ti, puedes pensar que sufre durante su estancia pero no es así en absoluto puesto que hago todo lo posible para que la experiencia le sea lo mas agradable posible aunque tengo que decir que su reacción depende en gran medida de la educación y la correcta socialización que tu le hayas proporcionado y le permita relacionarse sin miedos y aceptar mi proximidad y manejo.
Me preocupa e interesa interpretar y comprender correctamente su especial forma de comunicar los diferentes estados de animo, trasmitirles la seguridad y calma que necesitan para hacerles sentir en buenas manos. Me interesa eliminar de mi actividad todo lo que tu perro pueda considerar como negativo o le genere estrés y agradezco tu interés por proporcionarle una experiencia en la peluquería en una edad temprana ya que así asumirá de una forma mucho mas natural sus futuras y necesaria visitas a mi centro.
Dispongo en mi salón de los medios adecuados para la realización de mis servicios y de la mas moderna cosmética canina que me permite aplicar el producto mas apropiado a cada necesidad específica.
Tengo que lamentar y denunciar públicamente el lamentable estado de abandono en el que algunos animales llegan a mis manos, es triste comprobar como animales que incluso son muy queridos en sus casas sufren por ignorancia o desidia una increible falta de higiene, un incomodo pelaje anudado o unas uñas largas que les dificultan la movilidad.
Pienso que la higiene de nuestros perros es tan importante como la nuestra propia, que forma parte de la necesaria higiene doméstica y familiar y que las sesiones de limpieza y acicalado requieren de un hábito y una frecuencia adecuadas.
Soy, en resumen, un necesario colaborador en el mantenimiento y cuidado de un ser muy querido por tí y por mí, un profesional en el que puedes confiar plenamente, un especialista en contínua formación para ofrecer el mejor de los servicios al mejor de tus compañeros.
Tengo la fortuna de realizar una actividad que me apasiona y la desgracia de ejercer un oficio sin reconocimiento que permite la entrada de personas que sin escrúpulos, sin la formación ni las instalaciones necesarias devalúan mi profesión compitiendo de forma desleal.
Me satisface pensar que vivo gracias a unos animales tan maravillosos y no a su costa.

Me llamo Luis Guerrero y soy el peluquero de tu perro.