Archivo de la etiqueta: p

De lo positivo y lo negativo en la peluquería canina

Hace tiempo que trato el tema de la denominada peluquería canina en positivo buscando una forma de definir, una forma de entender una visión de la actividad de higiene y cuidado animal basada en la comunicación, el respeto y la empatía.
Es fácil establecer similitudes con la educación en positivo pero aunque en ambas actividades se parta de el estudio del comportamiento animal como base de la comprensión previa a una peluqueria-canina-comunicación mas eficiente y a un mayor entendimiento de la percepción de la otra especie y la forma en que esta reacciona frente a diferentes estímulos o situaciones, la palabra positivo tiene para mi distintas acepciones en educación y en peluquería canina.


Positivo se define como bueno o favorable y es sinonimo de eficaz, efectivo, eficiente, concreto, serio, garantizado, válido, activo y es todo lo contrario a negativo.


Positivo es sumar, aportar cuantas soluciones contribuyan a eliminar cualquier aspecto negativo asociado a nuestra actividad, comenzando por potenciar todo cuanto contribuya al bienestar animal durante su necesaria sesión de aseo y cuidado de su manto a la vez que se procura evitar o eliminar todo cuanto pueda generarle tensión, ansiedad, inseguridad o miedo.
Positiva es la formación que nos capacite para realizar nuestro trabajo con los conocimientos necesarios para realizar un servicio de calidad adaptado a cada caso específico en un entorno seguro y controlado.
Positiva es la mejora de las condiciones laborales en las que muchos profesionales se ven obligados a ejercer.
Positivo es también el asesoramiento a los clientes y la garantia de que sus compañeros van a estar en buenas manos, en unas manos especializadas, preocupadas por su estado y la calidad y la seguridad de los servicios que ofrecen.
A partir de esta concepción positiva se han desarrollado distintas opciones que difieren no en el fondo sino en la forma en la que desarrollan sus servicios, en sus protocolos o en los medios empleados.
Podemos discutir la idoneidad de usar correas, boxes, cabinas o cualquier otra herramienta, sobre la conveniencia o no de hacer coincidir a varios animales a la vez en un mismo espacio o sobre el tiempo mínimo necesario para realizar un determinado servicio pero cualquiera de las opciones que comparta un objetivo positivo es igualmente merecedora de todos los respetos.
Bajo mi punto de vista denominarse peluqueria canina positiva no debería ser excluyente de quienes no usan esta designación, no definirse como positivo no implica en absoluto resultar negativo y entiendo que la inmensa mayoría de los profesionales encajarían en el término positivo aunque no lo hagan constar.
Usar esta palabra implica asumir públicamente un compromiso positivo con la reducción de estres, la acreditación profesional o experiencia laboral, la calidad, la seguridad y la confianza, es en definitiva la afirmación pública de un compromiso con las buenas prácticas profesionales, es también una forma de expresar una diferencia frente a otra forma de  entender y realizar nuestra actividad basada exclusivamente en el rentabilidad económica que ignora y desprecia  tanto nuestro oficio como a los animales a cuyo cuidado nos dedicamos.

Podríamos usar otras palabras que serían igualmente válidas para definir el compromiso que asumimos como etica, justa, honesta, responsable y estaríamos hablando de lo mismo, de hacer lo que consideramos correcto desde nuestra conciencia.

 

Peluquería canina positiva

Causas de estres en la peluquería canina

Condicionantes del servicio

Condicionantes previos

Proteger, cuidar y embellecer

El uso del bozal

Fast grooming-slow grooming

Solvencia y asertividad

El espacio vital

Recibiendo mensajes