Archivo de la etiqueta: peluquería canina en positivo

Peluquería canina positiva y posible

No se si tod@s compartimos la misma visión de lo que debería de ser una peluquería canina mas positiva, seguramente estaríamos de acuerdo en muchas cosas aunque probablemente surgirían discrepancias que supongo que podríamos superar porque de una forma u otra nos unen unos objetivos comunes como son:

la mejora de la formación,

de las condiciones laborales de los profesionales

de la excelencia en los servicios

de la imagen y el prestigio de nuestro oficio

y sobre todo la mejora del bienestar de los seres a cuyo cuidado nos dedicamos.

Digo esto porque entiendo que hay distintas y muy respetables formas de entender ejercer la peluquería canina en unas condiciones mas positivas para el animal, el profesional e incluso para el cliente, hay salones que no usan cabinas de secado, jaulas o boxes, ni sujeciones e incluso que no citan a mas de un cliente por sesión o usan terapias alternativas como método de control de estrés, iniciativas y procedimientos muy meritorios y con los que much@s profesionales de la higiene y el cuidado animal nos sentiríamos identificados y satisfechos.
Pero la cuestión es que como empresarios y gerentes de nuestros salones debemos intentar rentabilizar nuestra inversión, nuestro trabajo, el de nuestros colaboradores y asegurar la estancia de nuestros clientes a la vez que ofrecer un trato personalizado y adaptado a las características de cada animal de forma que necesitamos usar determinados complementos de forma eficiente y siguiendo unos protocolos claramente definidos que minimicen el impacto en sus (y nuestros)niveles de estrés.
Usar cabinas de secado, jaulas de espera, correas, bozales o reunir varios perros al mismo tiempo no considero que sea en sí un mal procedimiento y mucho menos una mala práctica profesional siempre que haya un estricto control, una atención personalizada y profesionales expertos que supervisen la tarea.
Francamente dudo de la posibilidad de supervivencia empresarial de quienes intentan,con mucho mérito y toda mi admiración, practicar una peluquería canina en unas condiciones tan ideales, yo por mi parte sigo intentando congeniar rentabilidad y excelencia y mantener mi salón abierto para seguir ofreciendo un servicio con la máxima ética profesional y positividad que me permite una sociedad que mayoritariamente ignora, desprecia u olvida las necesidades de sus compañeros e infravalora nuestra especialidad priorizando las tarifas como elemento de decisión desde la idea de que todas las peluquerías somos iguales, sigo intentando sobrevivir sin bajar mis estandares de calidad ni mis tarifas frente a una competencia mayoritariamente basada en precios tan reducidos que devaluan nuestra especialización y ponen en peligro el futuro de todo el sector.
Para mi la peluquería canina positiva consiste en aportar,en sumar, en evolucionar e ir eliminando toda la negatividad inherente a nuestro oficio pero luchando a la vez por sobrevivir empresarialmente para que los animales y sus dueños puedan seguir acudiendo a una peluquería canina de confianza.

Mi especialidad, tu responsabilidad.

Tras años de selección hemos conseguido modificaciones en la morfología e incluso en el comportamiento de unos animales con los que hemos compartido trabajo y familia, unos seres que nos han acompañado a lo largo de nuestra historia, con los que nos une una gran afinidad y a los que apreciamos de una forma muy especial y cercana.

01110

Estos cambios o modificaciones han tenido durante muchos años un sentido eminentemente práctico seleccionando y reforzando aquellos aspectos que mejoraban la eficiencia en sus funciones de caza, guardia, pastoreo y demás labores en las que siempre han sido unos excelentes colaboradores. Una selección que se ha favorecido en distintas sociedades y grupos humanos en todo el mundo y que han dado lugar a diferentes grupos morfológicos clasificados en función de sus proporciones y características osteológicas y a diversos tipos de manto o pelaje que les diferencian de sus predecesores e incluso muestran unas evidentes diferencias entre los diferentes componentes de su propia especie.perros

Que los perros muestran diversas formas y tamaños resulta muy evidente pero lo que no parece ser tan conocido es la diversidad de sus pelajes que han ido evolucionando a partir de los mantos de doble capa, una interior suave y una exterior mas basta típica de los canidos salvajes presente de diversas formas en el perro moderno hasta unos mantos de capa única o carente de capa interior.

Los diferentes tipos de mantos condicionan la protección que ofrecen a los animales que los portan y determinan el tipo de cuidado, los productos y las técnicas necesarias para su cuidado.

Los mantos considerados como naturales por su similitud con sus antepasados los lobos (Canis lupus) requieren muchos menos cuidados ya que por lo general se regeneran o mudan siguiendo un ciclo natural relacionado con los diferentes cambios estacionales crecen hasta su máxima longitud, maduran y caen de forma continua y nunca deben ser rasurados puesto que además de desproteger su piel se interrumpe el proceso de regeneración produciendo mantos deteriorados que no cumplen con su función protectora propiciando problemas dérmicos, molestias y picores.

Los mantos considerados como de una sola capa son más parecidos al pelo humano ya que tienden a crecer mucho más y tienen una menor tendencia a la muda que los naturales, suelen ser mantos producto de una selección basada mucho más en conceptos estéticos que prácticos, animales cuya función es mayoritariamente el ejercer de compañeros de los humanos que los acogen en sus hogares.

Actualmente, independientemente de la función para la que fueron seleccionados la mayoría de los perros son acogidos como animales de compañía en hogares en los que se les aprecia y procura manutención, cariño y cuidados por parte de personas que siendo conscientes de las principales necesidades de sus compañeros ignoran u olvidan la importancia que tiene la higiene de sus mascotas en la salud de ambos y la necesidad de mantenimiento y cuidado de un elemento esencial en su protección como es su pelaje, un pelaje muy elegante y atractivo que son incapaces de cuidar por si mismos y que sin un debido mantenimiento se enreda convirtiéndose en un inconveniente que les incomoda produciendo picores, llegando incluso a limitar su movilidad, comprometiendo su bienestar y convirtiéndoles en esclavos de un pelaje que debería protegerles y aportarles belleza.

Mi labor como peluquero canino profesional es mantener el manto de los animales que requieren de mis servicios en las mejores condiciones mediante la aplicación de productos de cosmética de calidad, el aprendizaje de las diferentes técnicas que he adquirido gracias a una formación continua, la experiencia acumulada en años de trabajo, la vocación de ayudar a unos animales que me apasionan y mi capacidad para empatizar, comunicar y aportarles la confianza necesaria para que se dejen manejar por mis manos haciendo de la sesión de peluquería canina una experiencia de bajo nivel de estrés a unos animales a menudo poco acostumbrados y frecuentemente con problemas de socialización.

Su bienestar y cuidado son tu responsabilidad y mi especialidad.

Pero tu perro es tu responsabilidad y él depende totalmente de tu interés, capacidad o concienciación porque además de cariño y atención requiere de un continuo cuidado de su higiene y del estado de su pelaje. Tú que le acoges y le aprecias eres el único responsable de su bienestar y el estado de su manto influye directamente en el mismo.

Cuenta con mi apoyo, como profesional puedo informarte12928423_10205799464057127_777081709007383530_n y enseñarte como cuidar de el y también estaré encantado de hacerme cargo de su higiene y mantenimiento.

Pero antes de confiar el cuidado de tu compañero infórmate si la persona que has seleccionado es realmente un profesional, hay mucho intrusismo en este oficio y necesitas estar seguro de que tu perro estará en buenas manos, en manos expertas y preparadas para ofrecerle el mejor trato y servicio.

Tu perro depende de ti, asume tu responsabilidad como él lo haría contigo.

mi especialidad

Necesidad de cuidados

Abandonados

Dependientes

 

De lo positivo y lo negativo en la peluquería canina

Hace tiempo que trato el tema de la denominada peluquería canina en positivo buscando una forma de definir, una forma de entender una visión de la actividad de higiene y cuidado animal basada en la comunicación, el respeto y la empatía.
Es fácil establecer similitudes con la educación en positivo pero aunque en ambas actividades se parta de el estudio del comportamiento animal como base de la comprensión previa a una peluqueria-canina-comunicación mas eficiente y a un mayor entendimiento de la percepción de la otra especie y la forma en que esta reacciona frente a diferentes estímulos o situaciones, la palabra positivo tiene para mi distintas acepciones en educación y en peluquería canina.


Positivo se define como bueno o favorable y es sinonimo de eficaz, efectivo, eficiente, concreto, serio, garantizado, válido, activo y es todo lo contrario a negativo.


Positivo es sumar, aportar cuantas soluciones contribuyan a eliminar cualquier aspecto negativo asociado a nuestra actividad, comenzando por potenciar todo cuanto contribuya al bienestar animal durante su necesaria sesión de aseo y cuidado de su manto a la vez que se procura evitar o eliminar todo cuanto pueda generarle tensión, ansiedad, inseguridad o miedo.
Positiva es la formación que nos capacite para realizar nuestro trabajo con los conocimientos necesarios para realizar un servicio de calidad adaptado a cada caso específico en un entorno seguro y controlado.
Positiva es la mejora de las condiciones laborales en las que muchos profesionales se ven obligados a ejercer.
Positivo es también el asesoramiento a los clientes y la garantia de que sus compañeros van a estar en buenas manos, en unas manos especializadas, preocupadas por su estado y la calidad y la seguridad de los servicios que ofrecen.
A partir de esta concepción positiva se han desarrollado distintas opciones que difieren no en el fondo sino en la forma en la que desarrollan sus servicios, en sus protocolos o en los medios empleados.
Podemos discutir la idoneidad de usar correas, boxes, cabinas o cualquier otra herramienta, sobre la conveniencia o no de hacer coincidir a varios animales a la vez en un mismo espacio o sobre el tiempo mínimo necesario para realizar un determinado servicio pero cualquiera de las opciones que comparta un objetivo positivo es igualmente merecedora de todos los respetos.
Bajo mi punto de vista denominarse peluqueria canina positiva no debería ser excluyente de quienes no usan esta designación, no definirse como positivo no implica en absoluto resultar negativo y entiendo que la inmensa mayoría de los profesionales encajarían en el término positivo aunque no lo hagan constar.
Usar esta palabra implica asumir públicamente un compromiso positivo con la reducción de estres, la acreditación profesional o experiencia laboral, la calidad, la seguridad y la confianza, es en definitiva la afirmación pública de un compromiso con las buenas prácticas profesionales, es también una forma de expresar una diferencia frente a otra forma de  entender y realizar nuestra actividad basada exclusivamente en el rentabilidad económica que ignora y desprecia  tanto nuestro oficio como a los animales a cuyo cuidado nos dedicamos.

Podríamos usar otras palabras que serían igualmente válidas para definir el compromiso que asumimos como etica, justa, honesta, responsable y estaríamos hablando de lo mismo, de hacer lo que consideramos correcto desde nuestra conciencia.

 

Peluquería canina positiva

Causas de estres en la peluquería canina

Condicionantes del servicio

Condicionantes previos

Proteger, cuidar y embellecer

El uso del bozal

Fast grooming-slow grooming

Solvencia y asertividad

El espacio vital

Recibiendo mensajes

Solvencia y asertividad, las claves de una relación positiva.

A lo largo de los años que llevo ejerciendo como peluquero canino he comprobado cual es la actitud que además de ser respetuosa con los animales que cuido es efectiva en la medida en que propicia una comunicación y un entendimiento mutuo que facilita la sesión de peluquería canina a unos animales a los que les puede resultar incomoda o incluso intimidatoria ya que no les reporta ningún beneficio inmediato apreciable.
Tengo que decir que cuando me inicié en esta actividad la relación entre animal y cuidador se basaba en la imposición, en la búsqueda generalmente por la fuerza de una sumisión sin reservas y en la suposición de que las reticencias que pudieran mostrar a su manejo y arreglo se debían mas a una cuestión de dominancia ante la cual no había otro método que el castigo y la continua represión de cualquier conducta evasiva o aparentemente agresiva supuestamente realizada para imponerse a su cuidador.
Nunca me gustaron estos métodos por ser poco respetuosos además de totalmente ineficaces y muy traumáticos para unos animales que reaccionaban como podían frente a la incomprensión de quienes debían protegerlos además de cuidarlos y embellecerlos.
Con el tiempo comencé a comprender las causas de la resistencia al manejo que muchos mostraban, el estrés y el miedo que les podía causar algo tan necesario como la higiene y el cuidado de su pelaje, los condicionantes previos a su visita y los factores inherentes al servicio que podían causarles estres y angustia convirtiendo la sesión de peluquería en una fastidiosa obligación.
De todos los elementos que tienen lugar durante una sesión de peluquería canina son la comunicación y la empatía los principales y de ellos depende que el animal se sienta confiado y el profesional satisfecho de realizar un trabajo cuya recompensa no es exclusivamente económica, quienes a esto os dedicáis lo entenderéis perfectamente.
Todos, tanto animales como personas necesitamos sentirnos comprendidos y seguros cuando nos ponemos en manos de un profesional y necesitamos también percibir cuando no tenemos el control de la situación que alguien capacitado está al cargo y nos proporciona la seguridad que requerimos. En situaciones que presentan un riesgo y nos aportan cierta alarma nos tranquiliza la presencia de policías o bomberos, ponemos nuestras vidas en manos de pilotos y de médicos y seguimos fielmente sus indicaciones porque les concedemos la facultad de saber cuidar de nosotros.
Esta capacidad de otorgar crédito a otro basándonos en su preparación , en su capacidad o en la seguridad que nos aportan nos permite sobreponernos a situaciones que nos generan ansiedad o miedo mediante la cesión del control a personas que se nos muestren suficientemente solventes.

Solvente: Capaz de cumplir con su obligación, cargo,etc., y particularmente,capaz de cumplirlos con eficacia.

Mostrar solvencia o seguridad en lo que estás haciendo trasmite tranquilidad y facilita la resolución de una situación considerada como amenazante, reduce las reticencias o miedos y aporta la calma necesaria para que el animal que cuidamos se sienta confiado y en buenas manos.
La solvencia es una cualidad que se logra mediante la seguridad de realizar el procedimiento mas adecuado y esta seguridad la aportan la experiencia y sobre todo la formación.

Pero hay otra cualidad que todo peluquero canino debería poseer que es la asertividad.

Asertividad: Como estrategia y estilo de comunicación, la asertividad se diferencía y se sitúa en un punto intermedio entre otras dos conductas polares: la agresividad y la pasividad.

Como yo la entiendo la asertividad es la capacidad de negociar renunciando a la agresividad como método impositivo y a la pasividad que conduce a un fracaso absoluto, requiere comprender al otro, ponerse en su lugar pero defender una posición firme desde la convicción de su necesidad y la propia capacidad para su realización.

Esta mezcla de comportamiento seguro y tranquilo que hace que tu cliente se tranquilice y te conceda el crédito, la confianza necesaria (solvencia) sumado a la negociación asertiva desde la comprensión pero sin imposición ni renuncia son para mí las claves de una relación positiva que facilita el servicio y te aporta satisfacción personal y orgullo profesional.

Buenas prácticas en la peluquería canina

Desarrollamos una actividad altamente especializada y asumimos una gran responsabilidad al hacernos cargo del cuidado de unos animales que son muy importantes para sus dueños y para nosotros en un sector sin regulación en el que se hace muy difícil destacar por ofrecer un servicio excelente debido a la falta de acreditación y control de calidad.

Necesitamos una guía que acredite nuestra profesionalidad ante nuestros clientes y les ofrezca una garantía de la calidad, seguridad y garantía de nuestros servicios, que evidencie ante la administración la necesidad de proceder a la regularización del sector y nuestro interés por avanzar en el autocontrol y que establezca una diferencia apreciable y valorada por los clientes entre los centros que asuman el compromiso de un código de buenas prácticas y los que no.