Archivo de la etiqueta: señales de calma

Recibiendo mensajes, generando seguridad

Leo algún comentario sobre las señales de calma con relación al respeto a las mismas aconsejando responder a un mensaje tranquilizador del animal con el abandono de la tarea que se le esta realizando en ese momento y que le supone una situación incomoda, molesta o desagradable y pienso que la respuesta a esa llamada debería ser distinta y desde la observación del grado de estrés del momento aportar la comprensión, la confianza y la seguridad que permita realizar las necesarias tareas de higiene y de mantenimiento de su pelaje que le aporten bienestar y salud.

Cuando conocí las señales de calma con la lectura de la obra de Turid Rugaas descubrí que muchas de las actitudes que había observado desde siempre en los perros podían tener un sentido, un mensaje que interpretar mediante el cual pudiera producirse una comunicación entre dos especies que comparten espacio vital.
Pero como en cualquier otra forma de comunicación son necesarios un emisor, un receptor y un mensaje que va y viene entre ambos, es un intercambio de información, en este caso incluso de sensaciones, que puede modificar el estado previo de uno de los participantes o de ambos.

Quiero decir que intento y creo puedo entender cuando un perro intenta trasmitirme su inseguridad en una determinada situación, la intensidad con que lo hace y la necesidad de calmar y ser calmado pero mi obligación consiste en trasmitirle un mensaje que minimice su posible inseguridad o angustia ya que imitar su comportamiento o aceptar sin mas sus reticencias no ayudan en absoluto a que asuma sin recelo el manejo y las prácticas necesarias para su cuidado.

Es evidentemente un proceso en el que hay que observar y evaluar detenidamente las características propias de cada caso, su capacidad de comunicación, la tolerancia o la aceptación que tenga sobre la intromisión en su espacio vital mas cercano y su costumbre previa a sesiones de peluquería.
Podríamos hablar de procesos de descondicionamiento en casos que lo requieran mediante la introducción desde un planteamiento positivo, programado y progresivo de los elementos o las técnicas necesarias para su cuidado pero en este texto me refiero a casos no especialmente condicionados o hipersensiblilizados.

No hablo de imponer un manejo generando confusión o angustia sino de trasmitir los factores que hacen que tanto perros como humanos podamos sentirnos seguros y confiados en manos de otra persona porque apreciamos que tiene la situación bajo control.
Me refiero mas a guiar desde la confianza que a dirigir por la fuerza, algo que requiere solvencia profesional, experiencia y empatía.

Entradas relacionadas:

Observación

Comprensión

Comunicación

Señales

Causas de estrés en la peluquería canina

Condicionantes del servicio

Condicionantes previos

Aislados